3 en 1

Este es el nombre del aceite que solemos poner en las bisagras de las puertas cuando, en lugar de estarse calladitas, chirrian por soleares, y esa chirriante sensación me ha recorrido el cuerpo al ver la nueva silla que la empresa Cappellini presentó en la pasada Feria de Milan

Se llama Stitch y es obra del diseñador australiano Adam Goodrum. Como se puede observar, la silla tiene como principal particularidad esas aristas llenas de bisagras que le permiten plegarse de un modo totalmente nuevo al que estamos acostumbrados a ver en las sillas plegables, si bien es cierto que toma como referencia el sistema que utilizan las sillas de director, pero con un material radicalmente distinto.

Se realiza en plancha de aluminio pulido lacado en diversos colores, lo cual la hace increiblemente ligera y gracias a su particular plegado ocupa muy poco espacio.

A pesar de ser un diseño que aporta novedades en el trillado mundo de las sillas, no se me quita esa sensación chirriante que me pone los pelos de punta al ver tanta bisagra junta.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: