Archive for the ‘ camas ’ Category

Nacido en el mediterráneo

“… que le voy a hacer si yo, nací en el mediterráneo…” eso cantaba Serrat y el mueble del que quería hablar a continuación también lo podría gritar a los cuatro vientos, y es que la empresa que fabrica el producto, más concretamente su dueño, también esta muy ligada a este mar.

Supongo que muchos de nosotros hemos visto alguna vez una mallorquina, la típica ventana a base de lamas horizontales que podemos encontrar en las construcciones mediterráneas. Ahí va una preciosa imagen para refrescarnos la memoria.

El diseñador Vicent Martínez y su mujer, la también diseñadora Lola Castelló, crearon en 1980 la empresa de mobiliario Punt Mobles, convirtiéndose en unos de los pocos diseñadores que asumían la tarea de empresarios. En sus inicios, ellos mismos diseñaban los productos con alguna colaboración esporádica de diseñadores de la tierra como Vicente Blasco, Manuel Bañó o Pedro Miralles, hasta que en 1990 decidieron abrir las puertas a diseñadores extranjeros, y empezaron a colaborar con el inglés Terence Woodgate, quien creó la fantástica colección River. Diez años más tarde Vicent y Lola volvieron a confiar en Terence para el diseño de una colección módular de almacenamiento con una clara inspiración en el mediterráneo. El inglés no se lo pensó dos veces y tomó como referencia las ventanas mallorquinas para crear en el año 2000 la colección de módulos contenedores Sussex.

Lo primero que nos llama la atención son los frentes de cajones y puertas, como si de una ventana mallorquina se tratase, con el añadido de no saber lo que vamos a abrir, una puerta o un cajón. Además, las propias lamas, gracias a su ligero ángulo de inclinación, funcionan como tirador.

Aunque las lamas parezcan de madera, en realidad es un perfil de aluminio chapado en madera natural, para darles mayor resistencia ya que al utilizarse como tirador podrían romperse. Vicent Martínez, que es un tipo muy listo, sacó a pasear su varita mágica y unos años más tarde incorporó el acabado en aluminio para las lamas como si de una novedad se tratase, y lo único que había hecho era ahorrarse un proceso en la producción del mueble.

Es una colección muy versátil, apta para cualquier estancia de la casa, pero no contentos con ello en 2006 y 2007 se amplió todavía más si cabe, sacando al mercado los cabezales Sussex y la linea de módulos Sussex para el baño

Anuncios

Cama de matrimonio?

Si, de matrimonio. Esta respuesta tan sencilla tuve que repetir un par de ocasiones, y si al menos hubiese sido porque dicha cama era la Clip que Patricia Urquiola diseñó para Molteni en 2003, pues hubiese repetido la respuesta una, dos, tres y todas las veces que hubiera hecho falta.

A mi las camas no me atraen especialmente (lógicamente me refiero en cuanto al diseño) y para colmo ultimamente las veo todas iguales, con su cabecero corrido, en la madera que toque en ese momento. Para mi el cabecero, como su nombre indica, está para apoyar la cabeza en esos momentos de lectura en la cama o si estás viendo una buena pelicula o simplemente estás charlando en buena compañia.

La cama Clip creo que cumple a la perfección todas esas funciones que he descrito anteriormente, y todo por su sencillo cabezal abatible (del cual desconozco su funcionamiento) que permite diferentes posiciones según la necesidad de la persona en ese momento.

Como complemento, se incluye una práctica mesita para dejar el libro que estabas leyendo, como muestra la imagen

Vamos a ser originales!!!

Esto es lo que debió de pensar Eric Weil cuando la empresa Designlush le encargó el proyecto de una cama.

Dando una vueltecita por la red, encontré el blog redecorando y me encontré con esa cama (no quiero decir ninguna barbaridad sobre ella y se me ocurren unas cuantas)

El susodicho diseño de Eric Weil es de hormigón. Anonadado me he quedado… una cama de hormigón!!! un material duro, rígido, pesado, frio… y lo introduce en el diseño de una cama, la cual me trae recuerdos de descanso, comodidad, placer, calidez… pues a mi el hormigón no me recuerda a eso precisamente. Amén de no golpearte la rodilla con esas esquinas asesinas, jeje