Archive for the ‘ mobiliario exterior ’ Category

Aquí sí hay playa

Llevaba tiempo queriendo escribir este artículo, pero la falta del mismo hace que se queden cosas en el tintero, o más bien en el teclado pero, como todo en esta vida, al final llega ese momento.Tal vez en algún momento de vuestras vidas habeis oido hablar (los madrileños más que oir, lo habrán visto) del Mercado de Fuencarral de Madrid, y sino esta es una buena oportunidad para estrenarse.

El caso es que hace ya más de diez años abrió en la conocida calle madrileña como un lugar de vanguardia donde se juntan el diseño y la creatividad a partes iguales. Pero claro, todo muy moderno y alternativo pero seguía sin tener aquello que tanto añoran (bien pensado no pueden añorar algo que no tienen) en la capital, la playita y como aquí en Valencia tenemos playa de sobra dijeron, pos vamos a abrir un Mercado de Fuencarral en Valencia, y aquí lo tenemos desde el pasado mes de Diciembre.

Todo esto no es más que una simpática ocurrencia, pero lo del Mercado de Fuencarral en Valencia sí que es cierto, y la verdad es un soplo de aire fresco ante la proliferación de Centros Comerciales surgidos últimamente cortados por el mismo patrón, con las mismas tiendas, los mismos restaurantes y lo mismo de todo. No he tenido la oportunidad de visitar el original, pero en el de la calle Tirso de Molina se respira el diseño por los cuatro costados. Algunos productos que han aparecido en el blog pueden verse por allí como la silla One de Grcic, el taburete Myura también de Konstantin (bueno, más bien una imitación), el arroz Sivaris de Pepe Gimeno o las botellas de agua de Morillas y Lovegrove. Pero no vamos a ser cansinos y repetitivos, y hoy hablaremos de una silla que se encuentra en la cafetería de la planta baja, aunque tal vez ya no esté porque todo el mobiliario está en venta.

moroso_supernatural_01

Se trata de la silla Supernatural que diseñó el galés Rose Lovegrove en 2005 para la firma italiana Moroso. Es imposible encontrar una linea recta en esta silla de formas orgánicas, acentuadas con esas perforaciones en el respaldo que permiten un bonito juego de luces y sombras.

moroso_supernatural_14

moroso_supernatural_20

moroso_supernatural_22

Se fabrica en polipropileno inyectado reforzado con fibra de vidrio, y en palabras del propio Ross “representa una nueva visión de la forma” y, gracias a su generación mediante datos digitales, se combinan la naturaleza orgánica de sus formas con el sofisticado proceso de fabricación, el cual utiliza dos capas de polipropileno con fibras de vidrio para lograr una armonía entre las características estructurales internas y las características estéticas externas.

moroso_supernatural_52

La silla cuenta con la versión sin el perforado en el respaldo, completando la colección una butaca que sigue con la linea de formas orgánicas. Es válida tanto para interior como para exterior y se pueden apilar hasta 8 sillas.

moroso_supernatural_50

moroso_supernatural_51

moroso_supernatural_19

Por cierto, si os ha gustado la silla y todavía no la han comprado, creo recordar que la vendían por 60€, un precio razonable si quieres tener un objeto de diseño en casa, eso si, usado.

Que pequeño es el mundo 10

Y llegamos al número 10, quien lo diría hace tan solo unos meses que tendríamos tantas entregas sobre los parecidos tan curiosos que se encuentran en este inmenso mundo del diseño.

Y un número así de redondo y contundente lo tenemos que celebrar a lo grande, así que vamos a intentar el más difícil todavía, el triple salto mortal hacia atrás con triple tirabuzón inverso tocándose con el dedo meñique la punta de la nariz, es decir, tendremos 3 casos de productos de similar parecido entre ellos.

En 2003, dentro del Salón Internacional de la Silla Promosedia, la empresa italiana Sintesi presentó la silla Baba diseñada por el italiano Adriano Tolomei.

sintesi_baba_001

Como se puede observar, lo más llamativo de la silla es su particular carcasa donde se juega con la plasticidad del material empleado para fabricarla y se consigue un singular doblado que nos da como resultado el respaldo de dicha silla.

sintesi_baba_07

La carcasa se fabrica en polietileno mediante la técnica del rotomoldeo y la base con sistema de elevación por gas se fabrica en acero cromado, aunque también existe la versión de pie central con ruedas y pie central con cuatro patas (conocida como Baba Spider).

sintesi_baba_09

sintesi_baba_02

Un año más tarde, el 2004, los valencianos CuldeSac crearon la silla Welcome para la empresa (también valenciana) Bonestil, aunque actualmente ya no se encuentra en catálogo.

culdesac_welcome_01

Como podemos comprobar, el toque que aporta la personalidad propia a la silla es esa forma de doblar la carcasa para obtener el respaldo, y que aunque las curvas cambian un poco respecto a la silla Baba, la idea conceptual de la que parte la silla es la misma.

culdesac_welcome_02

La carcasa se fabrica en PUR inyectado, un polímero de dos componentes (Poliol e Isocianato) de gran resistencia y con un magnífico acabado superficial. La estructura de la versión de cuatro patas se fabrica en acero inoxidable, lo que la hace apta para exterior e interior, mientras que la versión de pie central giratorio con ruedas y elevable mediante gas se fabrica en acero cromado.

culdesac_welcome_03

culdesac_welcome_04

Por último, este mismo año, el alemán Martin Ballendat diseñó para la empresa suiza Zuco la butaca Perillo, y como no podía ser de otra forma, la geometría sensual que forman el asiento, los brazos y el respaldo se inspira en la idea conceptual de una única superficie doblada sin interrupciones, al igual que las dos sillas anteriores.

zuco_perillo_00

Como dato curioso, en la pasada edición de Casa Decor Valencia 2008, el espacio creado por CuldeSac para Valentine estaba situado al lado de un espacio (no recuerdo de que decorador era) donde se exponía la silla Baba.

Hace un frío del carajo

Aisechh tio!! Seguramente a la mayoria se nos quedaría cara de empanado si un nano de 2 añitos nos dijese esta frase, pero como ese nano es mi sobrino y ya empiezo a entenderle un poco la jerga en la que intenta hablar, pues sé que lo que me dice es Ice Age, es decir, quiere que le ponga esa película de animación en la que mientras todos los animales intentan migrar hacia tierras más cálidas huyendo de la famosa edad de hielo, un pequeño grupo de animales un tanto peculiares se ven envueltos en un pequeño lio con un bebe de por medio. Y digo peculiares porque se juntan un ilógico mamut, un feroz tigre, una ardillita con muy poca suerte y un perezoso muyyy perezosoooo.

Y aunque nosotros deberiamos migrar también hacia tierras más cálidas ante la ola de frio que nos azota, creo que haremos frente común con el perezoso y nos quedaremos calentitos en casa, y si pudiera ser, descansando sobre el sillón que viene a continuación.

Se trata del sillón Lazy que la asturiana Patricia Urquiola diseñó en 2003 para la B&B. Comparte nombre con el animalito y es que este sillón nos invita a descansar sobre él como si fuesemos el simpático animal.

Pero este precioso sillón esconde una pequeña sorpresa y es que podemos convertilo en una chaise-longue con un “suave movimiento perezoso”, según la propia Patricia, gracias a su estructura articulada.

La estructura se fabrica en tubo de acero inoxidable. Si el sillón se destina a un uso interior, el asiento tiene un alma interna de espuma de poliuretanoa tapizada en una gran variedad de posibilidades entre las que se encuentra el cuero perforado, la combinación de dos telas para la cara exterior e interior, etc. Si por el contrario, el sillón se usa para el exterior, la estructura metálica se tapiza con un tejido de poliester disponible en blanco o negro.

Un par de años más tarde, se amplió la colección con las sillas y taburetes Lazy, que para mi, recogen el espíritu y la esencia de la colección inicial a la perfección logrando una colección muy completa.

Se crearon una silla con respaldo alto muy elegante, una silla con brazos, una butaca y dos taburetes, todos ellos con una estructura de varilla de acero cromada y el asiento tapizado en una amplia gama de tejidos.

Por último, el ya habitual regalo a principios de mes en forma de fondo de pantalla, cuyo protagonista no es otro que la colección Lazy.

Tapas & SIDI

Siguiendo con el pequeño análisis post-feria hoy le toca el turno al grupo SIDI (Selección Internacional de Diseño del equipamiento para el Habitat), aunque de esta edición podriamos hablar más de temas culinarios que de mobiliario, porque de esto último, más bien poco.

El SIDI monta una especie de bar donde degustar tapas (SIDI & Tapas) creadas por los diseñadores que trabajan con las empresas que pertenecen a dicho grupo, y este año han montado casi un restaurante porque había que rellenar bastante hueco. Pero aún con todo esto, seguía quedando espacio libre, así que decidieron crear una especie de concurso entre productos de las empresas pertenecientes al grupo, para que al menos quedara constancia de que el grupo es mucho mayor de lo que allí se podía contemplar. Había pocas novedades en este “concurso”, casi todo eran productos ya existentes. A mi me gustó una sillita bastante sencilla, uno es así de simple.

Se trata de la silla Roc que el catalán Ricard Vila ha diseñado este año para la empresa valenciana do+ce. Como comenta la propia empresa, es una colección pensada para el contract fundamentalmente, y creo que bajo esa premisa, la silla cumple los objetivos sobradamente. Es muy ligera gracias a su estructura de varilla de acero inoxidable y su asiento de malla de poliester termosellado a la estructura, lo cual la convierte en una silla perfecta para el exterior y, por supuesto, para el interior.

A primera vista no me llamó mucho la atención, pero al sopesarla me sorprendió por su gran ligereza, y el tejido es transpirable, lo cual es algo que, personalmente, me parece muy acertado.

La empresa do+ce no acudió este año a la Feria y optó por presentar las novedades en el showroom de sus instalaciones.

Por cierto, no he comentado nada de las tapas porque tenía el estomago un poco revuelto y, experimentos los justos.

She will rock you

Hoy daba comienzo la Feria del Mueble e Iluminación de Valencia, pero ahora con todo el rollo este de querer ser superguays y lavarle un poco la cara para que no dé la sensación de ser una feria regional se llama Habitat Valencia Forward, y todo lo que sea internacionalizarla es una alegria para un sector tan deteriorado.

Cuando uno se pasea por la feria empieza la ruta con muchas ganas e ilusión… de encontrar novedades que nos sorprendan, y conforme vas avanzando vas perdiendo la frescura en las piernas y la ilusión de encontrar algo verdaderamente innovador o al menos, que nos llame la atención tanto como para acercarnos al stand, entrar y curiosear.

La pieza que viene a continuación bien pudiera ser una pieza reclamo de cualquier stand que sirviera para atraer a compradores, y que aunque luego salgan del stand sin haber comprado nada, al menos se queden con el nombre de esa firma que tenía esa pieza tan sorprendente, para quien sabe si en un futuro comprar ese u otros productos.

Se trata de la rocking chair (ya que nos ponemos a modernizar nombres, mejor este que no mecedora) MT3 que creó en 2005 el diseñador israelí (con pasaporte británico) Ron Arad para la Driade. Se trata de una mecedora monocasco que destaca por sus dos grandes ovalos que además de resolver el aspecto funcional del suave balanceo, también le aportan una marcada personalidad que no deja indiferente a nadie.

Se fabrica en polietileno mediante rotomoldeo y destaca su dualidad tonal entre el interior y el exterior de la carcasa. Es apta tanto para interior como para exterior.

En esta entrevista que concedió el diseñador a la RAI explicó cuales eran sus intenciones cuando diseñó la MT3, y me ha gustado que Ron haya sido tan sincero (que a veces brilla por su ausencia en este mundo) al hacer el siguiente comentario:

Algunas de las cosas que hago están solamente para la funcionalidad. Otras veces, sin embargo, estoy más interesado en la forma y el cálculo, y la función es secundaria en importancia.

Me divierto el descubrir los procesos, qué se puede hacer con el material, y en este caso la función es una pura coartada.

Bravo Ron, hay que tener bemoles para reconocer que según el proyecto, el diseñador se interesa más por la funcionalidad o bien por el contrario, esa función es un simple pretexto para crear determinadas formas, en este caso, unas sugerentes y bellas formas, de lo cual estoy totalmente a favor.

A veces, como bien decía el señor Arad, se crean productos que seguramente al utilizarlos no satisfacen al 100% las necesidades del comprador, ya que por ejemplo en esta rocking chair puede ocurrir que no sea todo lo cómoda que quisiesemos o que si nos balanceamos demasiado podemos dar una “vuelta de campana” y pegarnos un buen tortazo.

Pero como bien comentaba al principio de la entrada, a veces una empresa necesita tener esa pieza que tal vez no sea el mejor producto funcionalmente, pero de cara a la galeria se convierte en el diseño que identifica una marca, un estilo, en definitiva, lo que da el prestigio y lo más importante, las ventas, bien de ese producto o de cualquier otro del catálogo.

Por último, y ya que hablaba de ventas, esta preciosidad nos saldría por unos 700 €, que para ser casi una pieza de museo, no está nada mal.

La curva de la felicidad

Que bonito es el amor, compartir con otra persona experiencias, echarla de menos cuando no está a tu lado y un montón más de pequeños detalles que hacen que alcancemos la felicidad, que por cierto es un poco puñetera y nos juega malas pasadas, ya que al quedarse atrapada dentro de nuestro cuerpo no sabe como demonios salir y harta de no encontrar la salida decide quedarse a hibernar, dando lugar a una curva bastante prominente en la zona abdominal.

Parece que el arquitecto italiano Marco Acerbis se encuentra en esta situación y decidió inspirarse en esa bella curva para dotar de una gran personalidad a un sillón que ha diseñado este mismo año.

Se llama Kloe y lo presentó la firma italiana Desalto en la pasada Feria de Milan. No hace falta decir que es lo que destaca por encima de todo en esta pieza, y es que la curva que describe el asiento en negativo sobre la estructura del sillón es muy original y lo dota de un espíritu alegre y fresco, como si nos estuviese sonriendo debido a su estado de felicidad.

Se realiza en nylon o polietileno, dependiendo del acabado brillante o mate respectivamente, mediante la técnica del rotomoldeo. Es apta tanto para interior como para exterior.

Sed felices.

Esas manitas quietas

Esta tarde en el supermercado tenía delante de mi unos padres desesperados porque no sabían como parar al vendaval de su hijo, arrasaba por donde pasaba, lo tocaba absolutamente todo y me ha recordado a mi de pequeño cuando iba con mi madre y también lo palpaba todo, parecia que tuviese la vista en las manos. Supongo que será costumbre de los nanos, pero yo hoy en dia, todavía tengo esa fijación por agarrar las cosas, sentirlas con las manos y experimentar las sensaciones que me producen al contacto con los dedos. Quizás esto es un gen que tenemos los diseñadores, quien sabe.

Y ya que hablamos de nuevas sensaciones, vamos con un asiento que encaja como un guante en el tema de hoy.

Se llama Soft y es una chaise que diseño el alemán Werner Aisslinger en 2000 para la empresa italiana Zanotta. Y os preguntareis que relación tiene con el tema de la entrada… pues como va de tocar, esta pieza se disfruta, además de tumbándose en ella, palpando la superficie, la cual se fabrica en un material llamado Technogel proveniente de las industrias médicas y que se usaba para asientos y cojines ortopédicos. Este material se caracteriza por su alta elasticidad , buena absorción y liberación de líquidos, se puede moldear muy fácilmente mediante inyección y lo más importante es que no pierde sus propiedades con el paso del tiempo. Para hacernos una idea, es como si tocásemos la piel humana. La chaise Soft tiene el privilegio de ser la primera pieza de mobiliario que utiliza el Technogel como material principal.

La lámina de Technogel se apoya sobre un entramado de cinchas que van sujetas a un marco de aluminio, todo ello sustentado por una base realizada en varilla de acero inoxidable.

Por último, unas imágenes de la chaise en el Loft Cube, una especie de pequeña vivienda nómada que creó en 2003 el diseñador alemán.