Archive for the ‘ como se hace ’ Category

En el fondo no somos tan diferentes

Esto es muy recurrente en esta época (que cuando empecé a escribir esta entrada era allá por septiembre), la vuelta al cole de los más peques, la ESO llena de niños creciditos con ganas de seguir de vacaciones, los adolescentes calentando motores de cara a las fiestas que se van a pegar en la universidad, los jubilados planificando la temporada de viajes del Imserso y el resto… pues el resto sobreviviendo a la dura realidad.

Llegado el apesadumbrado otoño, todos tenemos nuestras pataletas, los niños ya piden a gritos las vacaciones navideñas, los pre-adolescentes no quieren abrir ni un libro, los universitarios no quieren ver ni en pintura a ese profesor que les va a joder la carrera por una asignatura, los viejetes no quieren escuchar el sermón de su médico acerca de todos sus excesos turísticos y el resto… pues el resto no quieren ver ni por asomo el precipicio de la cruda realidad.

Total, que los niños ansian ser adultos para poder hacer cosas de mayores (no lo malinterpreteis), los abueletes quieren volver a tener 20 años porque las piernas no les llevan a donde ellos quieren, los “nengs” verían con buenos ojos tener 65 años para jubilarse y “no pegar ni brot” y el resto… pues el resto añoramos volver a ser niños y no tener ninguna preocupación más allá de si me pido la Barbie enfermera o la veterinaria.

Y a estas horas de la noche me pregunto en que coño estaba pensando cuando empecé a escribir la entrada (si, a principios de septiembre), que tendrá que ver el tochazo infumable que he escrito con el producto que queria mostrar. Esto es un signo inequivoco de que chocheo y algunos tornillos empiezan a abandonar la cabeza… ahhhh, esoo, de tornillos quería hablar, bueno, más bien de la ausencia de ellos.

Aqui va una buena recopilación de imágenes sobre el laborioso proceso de diseño de la colección Houdini que realizó el alemán Stefan Diez para la empresa e15 y que como digo, hace desaparecer cualquier tornillo. A disfrutar como niños!!!

Anuncios

Como se hacían… Fiberglass chairs

Esta semana las aulas de los colegios vuelven a llenarse de vida con la vuelta de miles de niños y de otros tantos profesores. Y como hablamos de educación, colegios, enseñanza… no estaría de más que en las escuelas de diseño y, hasta casí diría yo, en las clases de tecnología de secundaria, los profesores les pusieran a sus alumnos este sensacional cortometraje que Charles y Ray Eames crearon en 1970, donde se describe el proceso de diseño y fabricación de sus sillas de fibra de vidrio que producía Herman Miller.

Mejor me callo y vemos el video porque es magistral, como sus creadores.

Mi nombre es Hustwit, Gary Hustwit

James Bond todavía sigue vivo después de 22 películas y no tienen pensado cambiarle el nombre ni nada que se le parezca, pero del mismo modo que el famoso espía es uno de los personajes más carismáticos de muchos cinéfilos, Gary Hustwit va camino de convertirse en el ídolo cinematográfico de toda persona a la que le apasione el diseño en cualquiera de sus modalidades y es que, si ya en 2007 provocó más de un orgasmo entre los tipógrafos de medio mundo en su debut como director con el documental Helvética (coincidiendo con el 50 aniversario de la famosa tipografía), el pasado 14 de Marzo tuvo lugar la Premiere Mundial de su segundo trabajo como director, Objectified

objectified_poster

En esta ocasión se mete de lleno en el mundo del diseño industrial, abarcando todo el proceso de diseño, desde la idea incial, su posterior desarrollo y fabricación, hasta la puesta en marcha del producto en su punto de venta con las respectivas reacciones que producen en el cliente.

Por lo que se ve en el trailer, el documental tiene una pinta magnífica tanto en el apartado cinematográfico como en el referente al diseño industrial.  El trailer empieza con el encendido del reproductor de cd de Muji y los posteriores planos de diferentes objetos tan dispares como un coche o un pelapatatas, para dar paso a diferentes tomas del proceso de fabricación de, por ejemplo, la silla Air de Magis y saltar de golpe a las experiencias que se establecen en los puntos de venta con los consumidores a base de unos (para mi) fantásticos planos cortos (los chicos que se relamen ante el objeto que desean, el tacto de la superficie de un objeto como si estuviesen acariciando a su gran amor….) y tomas generales de puntos de venta como ikea, para volver finalmente al proceso de diseño con varios diseñadores de prestigio como los hermanos Bouroullec, Dieter Rams, Karim Rashid, Marc Newson o Jonathan Ive y cerrar con ese magnifico gesto de Naoto Fukasawa (al apagar el reproductor) que todo diseñador hace cuando prueba el producto acabado y que todo consumidor hace cuando compra el objeto, comprobar que funciona y soltar una sonrisa de satisfacción por el trabajo bien hecho y por la magnífica compra adquirida.

Pero mejor que disfruteis viéndolo durante el poco más de minuto y medio que dura.

No se si el documental Helvética llego a las salas españolas, pero desde aquí pido a los cines Albatros-Babel que por favor nos traigan este documental a Valencia, aquí tienen un espectador que irá seguro.

Por cierto, en el cartel del documental podeis encontrar el título escrito gracias a unos cuantos objetos, además de algún objeto más que apareció anteriormente en el blog como la silla Steelwood de los Bouroullec y el coche de Marc Newson para Ford.

Desgraciado en el juego…

… afortunado en amores, eso es lo que dice el refrán y parece que se suele cumplir muy a menudo. El pasado dia 30 de Septiembre la empresa Vitra sorteaba 33 piezas de su magnífico catálogo entre toda la gente que había entrado a su web y se había inscrito en el concurso. El único “problema” es que sólo podías elegir una pieza de las que entraban en el concurso, entre las que se encontraban clásicos como la Panton chair, la plastic chair de los Eames y unos cuantos más.

Yo pasé un poco de los clásicos del diseño y me decidí por el siguiente sillón (que por supuesto no me ha tocado).

Se trata del sillón Slow que diseñaron los hermanos Bouroullec en 2006. Es una versión renovada de los clásicos sillones tapizados, dándole un nuevo aspecto, más fresco, ligero y actual, gracias al tejido de punto que recubre la estructura de tubo de acero. Para darle todavía más ligereza, las patas son de aluminio termolacado.

Ya he dicho muchas veces lo mucho que me gustan los asientos tapizados con tejidos transpirables, que además de ser muy fresquitos cuando el calor aprieta, permiten adoptar diferentes posturas ya que el tejido es muy flexible y se ajusta a nuestra espalda perfectamente.

Como siempre, la web de los hermanos Bouroullec es una delicia y nos ofrece además de las fotos de turno del producto, unas imágenes del proceso de creación del sillón que van desde una primera maqueta a escala para ver las proporciones hasta un primer prototipo probado por uno de los hermanos.

Ya para terminar, un nuevo regalo en forma de fondo de pantalla con el precioso Slow, gracias a una imagen tomada durante su presentación en la Feria de Milan (pinchad en la imagen para descargarla al tamaño correcto)

Esas manitas quietas

Esta tarde en el supermercado tenía delante de mi unos padres desesperados porque no sabían como parar al vendaval de su hijo, arrasaba por donde pasaba, lo tocaba absolutamente todo y me ha recordado a mi de pequeño cuando iba con mi madre y también lo palpaba todo, parecia que tuviese la vista en las manos. Supongo que será costumbre de los nanos, pero yo hoy en dia, todavía tengo esa fijación por agarrar las cosas, sentirlas con las manos y experimentar las sensaciones que me producen al contacto con los dedos. Quizás esto es un gen que tenemos los diseñadores, quien sabe.

Y ya que hablamos de nuevas sensaciones, vamos con un asiento que encaja como un guante en el tema de hoy.

Se llama Soft y es una chaise que diseño el alemán Werner Aisslinger en 2000 para la empresa italiana Zanotta. Y os preguntareis que relación tiene con el tema de la entrada… pues como va de tocar, esta pieza se disfruta, además de tumbándose en ella, palpando la superficie, la cual se fabrica en un material llamado Technogel proveniente de las industrias médicas y que se usaba para asientos y cojines ortopédicos. Este material se caracteriza por su alta elasticidad , buena absorción y liberación de líquidos, se puede moldear muy fácilmente mediante inyección y lo más importante es que no pierde sus propiedades con el paso del tiempo. Para hacernos una idea, es como si tocásemos la piel humana. La chaise Soft tiene el privilegio de ser la primera pieza de mobiliario que utiliza el Technogel como material principal.

La lámina de Technogel se apoya sobre un entramado de cinchas que van sujetas a un marco de aluminio, todo ello sustentado por una base realizada en varilla de acero inoxidable.

Por último, unas imágenes de la chaise en el Loft Cube, una especie de pequeña vivienda nómada que creó en 2003 el diseñador alemán.

La number one

Últimamente en la tele no hacen más que echarnos carnaza a los hambrientos telespectadores, ávidos de ver cualquier cosa en la que unas cuantas personas se enzarcen en una lucha sin cuartel por ver quien es el mejor. Me estoy refiriendo a los realitys como OT, GH, Supervivientes, Fama, Factor X, Circus, Ven a cenar conmigo y seguro que alguno más que me dejo por el camino. En estos programas parece que todo vale con tal de ser el “number one”, así que luego no es de extrañar que rellenen los zappings de todas las cadenas.

Y ya que estamos hablando de los mejores, o más bien del mejor, vamos con una silla que a mi particularmente me parece hoy por hoy la “number one” y no solo porque se llame así.

Como había dicho, se trata de la silla One, perteneciente a la familia del mismo nombre, diseñada por Konstantin Grcic, con un largo proceso de diseño que empezó allá por el 2000, y que produce la empresa Magis.

El requerimiento de Magis era el de diseñar una silla de aspecto industrial apta tanto para interior como para exterior, y Grcic pensó en un asiento realizado enteramente en aluminio, que a mi me da la sensación de un pequeño entramado de vigas que me recuerda a una nave industrial. Como digo, la estructura del asiento se realiza mediante inyección de aluminio, que posteriormente se trata mediante chorro de arena y templado antes de su termolacado en poliester.

La familia One es muy completa y además de la versión en cuatro patas apilable que hemos visto, también está disponible con base de hormigón ideal como mobiliario urbano, con base central como silla de oficina o contract y en bancada para salas de espera y instalaciones. Como complemento se ofrece un cojín para darle más confort al asiento y al respaldo

A mi me tiene fascinado esta silla y buscando el precio me he llevado una grata sorpresa, ya que a pesar de toda la tecnología y los materiales que se emplean en su fabricación, la silla está en torno a los 290 €, un precio muy competitivo para como está el mercado.

Por último, os dejo un pequeño regalo, el fondo de pantalla que tengo puesto durante este mes de septiembre gracias a una preciosa foto que encontré en flickr (si pinchais en las imágenes podreis verlas a mayor tamaño y descargar el fondo de pantalla)


Como se hace… Air chair

Llevaba ya tiempo queriendo publicar algo sobre esta silla, y aunque tiene muchas y buenas cosas de las que hablar, nosotros trataremos el proceso de fabricación.

Jasper Morrison diseñó en 1999 la silla Air para la empresa italiana Magis, una silla de exterior para poder competir con las horrorosas sillas de jardín.

Una de las características de las sillas de jardín es su ligereza, gracias a su sección transversal bastante delgada, y a pesar de ella, son bastante estables y robustas. Jasper se enfrentaba al reto de hacer una silla diferente, pero respetando esa ligereza y solidez propia de las sillas de jardín, así que gracias a las nuevas tecnologias, encontró la solución, el moldeo por inyección con gas.

La técnica del moldeo por inyección es bastante común, quien no tiene un cacharrito de plástico en casa (por ejemplo, el famoso tupperware). Básicamente consiste en calentar e inyectar un polímero termoplástico dentro de un molde, y una vez enfriado, se extrae la pieza resultante.

El proceso que se utilizó para fabricar la silla Air aportaba la novedad de inyectar gas (suele ser nitrógeno) en la cavidad del molde antes de inyectar el termoplástico (en el caso de la silla Air, polipropileno). Esto consiguió que las sillas no fueran macizas, sino que estuvieran huecas en su interior, con lo que se reducia el peso notablemente sin perder un ápice de robustez, dando una sensación de solidez no sólo visual, sino también real.

Personalmente la silla me gusta mucho, es bastante cómoda, tiene unas lineas muy suaves y amables, se oferta en una amplia variedad de colores muy vivos y alegres y, como cualquier otra silla de jardín, se puede apilar.

Además de esa reducción en el peso, esta técnica de fabricación permite una mayor definición de la pieza, con lo que fue posible grabar los datos (de la silla, el diseñador y la empresa) en la propia silla con una calidad excelente.

Por último, comentar que unos cuantos años más tarde (creo que en 2005), el gigante sueco Ikea se inspiró descaradamente en la silla de Magis para crear la silla Urban, de idénticas formas y empleando el mismo sistema de producción.